El diputado nacional de La libertad avanza (LLA), José Luis Espert, aseguró que, en sintonía con las políticas del gobierno de Javier Milei, ajustó los gastos familiares: ahora solo come afuera una vez a la semana y sus hijos se pasan la ropa entre ellos. El presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda confió en que el recorte en el gasto público y los “sacrificios” que cada ciudadano realiza son necesarios en este contexto y confió en que darán resultados positivos para la economía del país.

En diálogo con La Mañana de CNN, el legislador se refirió a su relación con el partido del presidente Javier Milei. “Soy liberal de toda la vida”, resumió sobre el vínculo aceitado que los une.

También se refirió a las políticas de ajuste impulsadas por el Gobierno del que señaló: “El 40 por ciento lo paga la política. Por primera vez en la Historia, un gobierno se ha metido en el gasto de la política. El otro 60 por ciento lo pagan los justos, está todo destrozado por el kirchnerismo”.

“Hay un cambio rotundo”, dijo en respaldo al Ejecutivo. Y se dirigió a empresarios y sindicalistas: “A los empresarios les digo que empiecen a bajar los precios para que la gente compre y a los sindicalistas que no fijen paritarias de 2 dígitos porque no lo van a poder pagar los empresarios”.

Consultado sobre la reacción social que pueden generar los recortes, advirtió: “Salvo los multimillonarios, todo el mundo nos estamos ajustando. Y me incluyo, por supuesto. En casa se han cortado infinidad de gastos, que para una situación apretadísima como la de ahora son necesarios”.

Y precisó en ese sentido: “Con mi esposa acostumbrábamos a cenar prácticamente todos los fines de semana, viernes, sábados y domingos también. Ahora se cena una vez o ninguna. Me cambié la prepaga porque la anterior era muy cara, y encima el servicio era malo. ¿Otra? Compramos un café más barato. Comprábamos un tipo de leche y ahora compramos una leche común. La ropa entre los hermanos se la empiezan a pasar entre ellos. No vamos a comprar ropa nueva porque te quedó chico el calzón”.

Y concluyó: “Estamos confiados en que se están haciendo las cosas para que en un plazo razonable las cosas se empiecen a dar vuelta. Desde el Gobierno le agradecemos la paciencia que nos están teniendo”.