Las autoridades chinas informaron este lunes que desde 2018 castigaron penalmente a 269 personas relacionadas con "prácticas espirituales" ilegales. Estas actividades, que "prometen mejoras en la vida mediante prácticas pseudocientíficas y espirituales", fueron objeto de una vigilancia especial en los últimos tiempos, recogió la web oficial de la Policía china.

Las fuerzas especiales investigaron a diversas organizaciones que realizan actividades de formación ilegales bajo la apariencia de "sanación espiritual" y "estimulación del potencial" o refiriéndose a "civilizaciones alienígenas" y "energías para cambiar la vida".

La cartera informó de las sanciones a varias instituciones que ofrecían servicios de "cultivo espiritual" en todo el país, condenando a los implicados a penas de prisión de entre 5 y 17 años por operaciones comerciales ilegales, uso de creencias supersticiosas para socavar la ley, fraude, violación y otros delitos.

Según detalló EFE, los funcionarios explicaron que estas actividades "tergiversan conceptos" relacionados con la psicología, el éxito y la tecnología moderna para promover el llamado "cultivo espiritual". Según las autoridades, estas instituciones "implementan un control mental" a través de sesiones privadas, utilizando métodos que incluyen el aislamiento, la hipnosis, el lavado de cerebro, la sugestión psicológica y la negación de uno mismo.

Además, estas organizaciones ilegales expanden sus equipos mediante la adhesión y el proselitismo y, en muchos casos, esquemas de venta piramidal, acumulando grandes sumas de dinero.

Las fuerzas de seguridad añadieron que, como consecuencia del citado "control mental", se registraron numerosos casos en los que algunos practicantes rechazaron tratamientos médicos o incluso poner en peligro su vida. Las autoridades de seguridad pública instaron a la sociedad a "reconocer la naturaleza y el daño" de estas actividades y a resistir este tipo de "prácticas espirituales".